Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

sábado, 22 de julio de 2017

Pensar o imitar, he ahí la cuestión



"La mejor razón para un resurgir de la filosofía es que, a menos que un hombre tenga una filosofía, le ocurrirán cosas horribles. Será práctico; será progresista; cultivará la eficiencia; confiará en la evolución; realizará el trabajo que tenga más a mano; se dedicará a los hechos, no a las palabras.
Así, derribado por un golpe tras otro de ciega estupidez y fortuito destino, andará dando tumbos hasta una muerte miserable, sin otro consuelo que una serie de reclamos, tales como los que catalogué antes.
Todo eso no es más que un simple sustituto de los pensamientos. En algunos casos son los apéndices y los últimos extremos de los pensamientos de otro.
Eso significa que un hombre que se niega a tener su propia filosofía no tendrá siquiera las ventajas de una bestia bruta, que vive según su instinto. Sólo dispondrá de los restos usados de la filosofía de algún otro; y eso es algo que las bestias no se ven obligadas a heredar; de ahí su felicidad.
Los hombres siempre tienen una de estas dos cosas: o una filosofía completa y consciente, o la aceptación inconsciente de los pedacitos rotos de alguna filosofía incompleta, destrozada y a menudo desacreditada..."

Chesterton, El restablecimiento de la filosofía. ¿Por qué?

viernes, 7 de julio de 2017

Buenos no tan buenos en "Animales fantásticos y dónde encontrarlos"




El otro día vi Animales fantásticos y dónde encontrarlos. No voy a hacer una valoración de la película; me entretuvo, que no es poca cosa. Pero sí voy a hacerla sobre el comportamiento de los magos. -Aviso, a partir de este momento se destripan algunos elementos del argumento-.

Vamos a ver, los magos tienen un grave problema porque una fuerza maligna fruto de la frustración de un mago amenaza con revelar la existencia del mundo mágico y, además, presentarlos como seres malvados. Para más Inri un joven que porta una maleta con un cierre pésimo va perdiendo bestias mágicas allá por donde va, con lo cual se suceden las calamidades.

En la resolución de estos problemas y de alguno más les ayuda un señor que no es mago, llamado Jacob Kowalski, quien se juega la vida como el que más con el inconveniente de que ni siquiera tiene poderes mágicos y el mérito añadido de que obra de forma absolutamente desinteresada.

El citado caballero se enamora de una maga, Queenie Goldstein, quien le corresponde desde el primer instante.

Pues bien, después de contribuir de modo extraordinario a la resolución de los graves problemas que aquejan a los magos, la presidenta de éstos decreta que al bueno de Jacob le borren de la memoria todo lo vivido en los últimos días. Es decir, el momento de su vida en que ha dado la verdadera medida de sí mismo (mostrándose como un héroe) y ha tenido la experiencia del amor verdadero. Y sus amigos magos, muy tristes, eso sí, dejan que Jacob cumpla obediente esa orden exponiéndose a una lluvia "borra-recuerdos".

A ver, a mí me parece infame. Han privado a ese hombre de lo más valioso que poseía. Que sí, que luego le facilitan plata para que pueda montar una pastelería, pero ni huella de lo que ha sido y de lo que ha podido ser. Y sobre todo, ni rastro de su experiencia con la amada.

En La vida es sueño de Calderón de la Barca llega un momento en que Segismundo ya no sabe si es un vulgar preso o un príncipe, si lo que vive es sueño o realidad, pero afirma lo siguiente:

"Sólo a una mujer amaba
que fue verdad, creo yo,
en que todo se acabó
y esto solo no se acaba".

Es decir, en medio del mar de dudas en que se halla inmerso sigue teniendo una seguridad de la que no le han podido privar, su amor por Rosaura. Sin embargo los magos de marras van más lejos, y están dispuestos a privar al bueno de Jacob de lo más valioso, su amor por Queenie. Que lo consigan o no ya es otra cosa. No sé si dirán algo en la siguiente parte. De momento mal, muy mal, chicos. (A Queenie la dejamos aparte porque parece que no se resigna. No cuento más).

Un don excepcional (película recomendable)




Sorpresa. Grata sorpresa. Eso es lo que me he llevado después de ver en compañía de cuatro damas a un paso de la adolescencia la película Un don excepcional. Y no es que se trate de una película infantil, es una película adulta y apta, eso sí, aunque la trama gira en torno a una niña muy singular.

Mary es una chica de siete años, hasta ahí nada de particular, lo singular viene ahora, y es que es superdotada. Su madre, afamado genio de las matemáticas, también lo era, pero ya no vive. Por eso Mary está al cuidado de su tío Frank (guaperas, soltero, sereno, inteligente, con un punto de lobo solitario; vamos, que pienso que al menos el público femenino no le hará demasiados ascos al personaje, lo cual está bien).

Cuando Mary acuda a la escuela por primera vez saldrá a la luz su singular talento, y a partir de ese momento comenzarán los problemas.

No cuento más para no chafarla. Eso sí, aquí van dos apuntes:

Primero: la trama no decae en ningún momento. Es ágil sin precipitaciones, lo cual es muy de agradecer.

Segundo. Me quedo sin duda con la interpretación de la pequeña Mckenna Grace, quien hace el papel de Mary, la niña superdotada. Impresionante. Inmejorable. Se sale.

Una película muy recomendable para este verano. Por cierto, para mi sorpresa eramos los únicos que estábamos en la sala, de modo quien quiera verla no debería bajar la guardia.

miércoles, 5 de julio de 2017

Apuntes a vuelapluma sobre filosofía (o algo así)




1.- Esta tarde he estado en la biblioteca pública consultando libros sobre filosofía, y he podido constatar el esfuerzo de muchos autores por hacerla accesible, comprensible, cercana, visual, placentera.

Hoy, quien se interese de verdad por la filosofía, tiene medios más que suficientes para adentrarse en ella. Más masticado, difícil.



2.- Mientras preparaba una tortilla de patata para la cena me ha dado por pensar en los eleáticos, Parménides y compañía. Los miramos desde nuestra atalaya histórica y nos parecen un tanto ingenuos. ¿Cómo explicar el cambio? No hay cambio. Asunto zanjado. Claro, que sus planteamientos tenían su intríngulis, porque todavía le estamos dando vueltas a sus respuestas (¡y a sus preguntas!).

En todo caso, hoy andamos en situación pareja a propósito del sentido (es decir, del ser de la realidad, su consistencia). ¿Cuál es el sentido del mundo, de la realidad, de nuestra propia existencia? No lo tiene, respondemos. Asunto resuelto. Encontramos sentido a la carencia de sentido.Todo es ficción, fantasía, espejismo, alucinación... También lo era el movimiento para Zenón, pero cuando le disparaban una flecha se agachaba, por si las moscas.



3.- Me estoy leyendo Patria, de Fernando Aramburu. A Bittori le han asesinado al marido los de ETA y como consecuencia de ello se ha vuelto atea. Siempre que puede acude al cementerio y se sienta a hablar con su difunto esposo para contarle "sus cosas" y recriminarle unas cuantas.

Creer en lo que no se ve. Hablar con quien no está materialmente presente. Pensar que hay vida más allá de ésta.

¿Ha dejado de creer o está disgustada con Dios?